MEDIO AMBIENTE

CRIMSA cuenta con la certificación en la norma ISO 14001, siendo nuestro principal objetivo el de establecer un marco de protección para el medio ambiente, mejorando con ello la gestión de todos los aspectos ambientales que detectamos, controlando los consumos, residuos, vertidos y emisiones atmosféricas; eliminando o mitigando con ello los riesgos ambientales que pudieran aparecer en nuestras obras.

Para conseguir el objetivo de establecer un marco de protección para el medio ambiente, contamos con diferentes objetivos ambientales en nuestras obras de construcción, como son:

  • Minimización de riesgos ambientales
  • Cumplimiento de las obligaciones legales
  • Mejora constante del desempeño ambiental
  • Perspectiva de mejora del ciclo de vida

El compromiso de Crimsa con el desarrollo sostenible forma parte de los valores fundamentales de nuestro modelo para una construcción segura y sostenible.

 

REQUISITOS AMBIENTALES

Nuestro objetivo es trabajar con proveedores y subcontratistas plenamente comprometidos con la protección al medio ambiente y el desarrollo sostenible. Para ello estos han de cumplir los siguientes requisitos ambientales:

  • Conocer y cumplir la legislación vigente nacional, autonómica y local aplicable a sus productos y/o servicios en cuestiones medioambientales.
  • Si dispone de un Sistema de Gestión Medioambiental certificado, remitir una copia de este en vigor.
  • Remitirnos en su caso copia de la documentación que le acredita como gestor de residuos y los documentos que indiquen su aceptación para los residuos para los que se solicita su gestión.
  • Comunicar al Jefe de Obra los tipos de residuos que se prevén generar durante su actividad para poder gestionarlos convenientemente.
  • Las zonas de trabajo se mantendrán en todo momento limpias y en orden.
  • Cada tipo de residuo debe almacenarse de forma adecuada en las zonas de depósito definidas para los mismos, realizándose una clasificación selectiva de los residuos desde el momento en que se producen. La zona donde se coloquen deberá estar señalizada e identificada.
  • Se utilizarán contenedores, sacos, bolsas o sistemas de recogida que impidan su dispersión.
  • En el caso de residuos peligrosos, deben entregarse a un transportista y a un gestor autorizados según la legislación vigente. Estos se han de depositar previamente en las zonas habilitadas para ellos. Los depósitos de contención llevarán adherida una etiqueta de identificación, donde se especifica claramente el residuo de que se trata
  • Cumplimentar y facilitar la documentación que avale la correcta gestión de los residuos generados y/o recogidos.
  • Siempre que sea posible, destinar a reciclaje o reutilización los residuos generados, entregando en su caso la documentación que lo certifique.
  • En general, cualquier residuo generado por el subcontratista durante la obra será responsabilidad del subcontratista, que debe correr con los costes de su gestión.
  • Usar de forma racional los recursos naturales, tales como: agua y energía eléctrica
  • Mantener limpia la obra.
  • Adoptar las medidas precisas para evitar ruidos.
  • Minimizar los daños en el entorno vegetal y evitar los daños a la flora y fauna cercana.
  • Comunicar inmediatamente cualquier incidencia que se produzca para poner en marcha el procedimiento establecido frente a emergencias medioambientales.